Cacique

lunes, 29 de septiembre de 2008


El otro día me levanté temprano y me dirigí a las afueras de Lugo para pasear un poco, de repenté escuché unos pequeños grititos de terror, me encontré a un individuo intentando sobrepasarse con una chica que, aterrorizada, no podía reaccionar, intervine de inmediato apartándolo con un empujón y así comenzó la pelea, no sin antes intercambiar unas palabras como es típico. Decía llamarse Cacique y llevaba unas pintas de lo más singulares a modo de soldado alemán, nos pusimos en guardia y empezó la retahíla de caídas, empujones y puñetazos, puño va, puño viene… y puño viene, y puño viene… Me ha dejado la cara que parezco un clon chungo de la Carmen de Mairena. Mientras peleábamos la chica aprovechó para huir, así que, espero que todo esto haya servido para algo, no se puede consentir que este tipo de cosas sucedan sin más, en fin, me pondré un filete en la cara y pensaré en como pillar a ese elemento, el Capitán Lugo no puede ser derrotado sin más.

El Capitán Lugo

0 comentarios: