Tipos duros: Chuck Norris

viernes, 24 de agosto de 2012


Chuk Norris – Oklahoma, 10 de marzo de 1940

De Chuck Norris se dicen frases como:
“La kriptonita a la que tanto teme Superman es tan solo un moco de Chuck Norris solidificado”
Y si es que hay alguien duro entre los duros, ese es él, con su cara de estreñido, frío,  inexpresivo; cualquiera le dice que no sea actor… Confieso con cierta vergüenza haber visto muchas de sus películas, incluso en el cine, eh, qué valor ¿Verdad? Pero si es que mi generación era así, podías ver un capítulo de “Verano Azul” e inmediatamente ir al cine con los colegas a disfrutar “Furia silenciosa” Una mezcla de terror tipo “Halloween” con Chuck Norris dando patadas a diestro y siniestro. De todas formas, en mi humilde opinión, hay una peli que destaca con fuerza sobre las demás: “El furor del Dragón” con el genial Bruce Lee, ahí se dio a conocer este artista marcial, varias veces campeón mundial de Karate.
Recuerdo cuando salía de las clases de EGB por la tarde, pasar por delante de un escaparate de una tienda de electrodomésticos,  sobre esa hora se reproducía en una televisión en color a través de un vídeo VHS la película, concretamente el combate final, llamado en aquel entonces: El combate del siglo. A muchos os parecerá una chorrada pero a mí todo aquello me fascinaba, me ponía a verla con los ojos como platos. Esa pelea me sigue pareciendo formidable; Bruce Lee muestra su filosofía de lucha. Cuando los dos se encuentran frente a frente en el coliseo romano, empiezan a calentar ante la inocente mirada de un gatito que maúlla asustado. Empieza el combate, Lee con su kung fu clásico y Chuck con su Karate rígido a toda potencia. Intercambian golpes. Bruce se da cuenta de que utilizando solamente el kung fu no puede ganar, es en ese momento cuando muestra su forma de lucha por la que tanto vivió: el Jeet Kune Do (El camino del puño interceptor) Se adapta al enemigo,  moderniza sus movimientos, incluyendo pasos de boxeo y bailando alrededor de su oponente. Mientras Norris sigue en sus trece son su Karate clásico recibe una tremenda somanta de tortas hasta percatarse de que está ante un adversario muy astuto que ha sabido modificar sus técnicas para derrotarle. Es en ese instante cuando también Chuck lo intenta pero ya es demasiado tarde… Es un enfrentamiento muy real,  original y novedoso en su momento, lejos de los efectos especiales y parafernalias absurdas de muchas de las pelis de artes marciales de hoy en día. Mejor me dejo de rollos y lo veis para que sepáis de lo que estoy hablando.

2 comentarios:

BURRANZÁN dijo...

Caray, Capitán, a mí la escena me causó el mismo sentimiento. Se trata, sin duda, de un combate mítico que siempre consigue arrancarnos algún leve matiz, aunque tu descripción es perfecta. Por cierto, nunca Norris volvió a actuar con ese pelaje de oso, jajaja.

Capitán Lugo dijo...

jajaja Cierto, Burranzán. Y lo más curioso, es que después se dejaba bigote o barba. Qué bueno que te parezca también un combate mítico, ya no me siento tan friki, eh. Gracias por tu comentario!!