Karate a muerte en la Puerta de San Pedro

jueves, 29 de abril de 2010


Ostrás, chavales! El otro día, sábado a las tantas de la mañana, me dirigía a casa después de haber ido al Superfly de incógnito, como siempre, había sido una fiesta tranquilita. En aquel lugar, mira que nos juntamos entes de diferentes dimensiones, pero estamos todos cómodos y sonrientes; me recuerda un poco al bar de “La Guerra de las Galaxias”… Bueno, que se me va la olla… Pues eso, que volvía a casa más tranquilo que Heidi haciendo quesitos, cuando observé en la Puerta de S. Pedro a unas personas discutiendo, así que me cambié de vestimentas más rápido que un guiño del Bruce Lee y me dirigí raudo a la acción. Cuando llegué, se encontraba el navajero más chungo que he visto en mi vida, atacando a dos chavales sin piedad, a uno, le había ampliado el ombligo y estaba a punto de hacerle lo mismo a su colega, cuando me abalancé con mi sacho en ristre para frenar tal acción… Ya, pensareis que son batallitas del abuelo…

2 comentarios:

Lucas dijo...

La gente ya no se sabe divertir ni na!!,
Antes se salia por ahi de juerga y si salias un poco perjudicado echavas la pota en el atrio de la catedral y ya esta, para que después digan que a la iglesia no se le dona na!, eso si que eran todas unas "declaraciones" de intenciones.
Ahora la gente no esta tranquila hasta que no se desangran, es este un mundo despiadado y violento.
No debía haber ningún movimiento violento de este tipo por las calles,ni navajeros, ni Cristos ni Vírgenes sangrantes, menudo despilfarro con lo necesitados que están en los hospitales de donantes de sangre!

:O/

Capitán Lugo dijo...

Lucas, es verdad, este es un mundo despiadado y violento, sólo hay que ver la nariz de la Belén Esteban para darse cuenta de ello ;)