jueves, 20 de septiembre de 2012

El Guerrero vs el Capitán o viceversa



Qué manía tiene la gente con enfrentar a estos dos guerreros. Es algo así como lo del Barça y el Madrid, si eres de uno tienes que ser enemigo del otro. No entiendo el por qué de esa rivalidad, incluso la de comparar con mala saña el estilo gráfico o el guión de sus autores, llegando a conclusiones a veces totalmente absurdas.  Comprendo que haya quien se decante por un personaje o por otro, es lógico, pero ese insano intento de desprestigiar a uno de ellos a favor del otro me parece absurdo y que no conduce a ningún lugar; seamos serios y respetemos ambas obras porque las dos merecen muchísimo la pena. Sus dibujantes, ambos grandes artistas ya no están por desgracia entre nosotros y son dignos de un gran respeto en la historia de nuestro tebeo. Cuanto más sé de sus vidas y de sus trabajos más les admiro; para mí son un claro ejemplo a seguir en el amor al cómic. Además, por lo poco que sé, ambos se llevaban bien, cada uno con su estilo y su línea. Eran entre sí cordiales e incluso he visto alguna ilustración de Ambrós con los dos héroes estrechándose la mano. Entonces ¿Por qué criticarles tanto? ¿No deberíamos, al contrario, defenderlos porque nos han marcado y aún nos marcan una etapa en nuestra vida? Creo que con muchas de las críticas que por ahí observo, lo único que se consigue es menospreciarlos, cuando en realidad, han sido grandes pilares de este arte, merecedores de muchísimo más reconocimiento del que aún tienen hoy en día.
Si el Capitán y el Guerrero se encontraran, puede que en un principio entablaran un combate, pero enseguida se harían amigos porque comparten muchos valores en común como la valentía, la lealtad y el respeto a un contrincante noble en la batalla. Compartirían muchas veladas hablando de sus orígenes y sus viajes;  Crispín entrenaría con Fernando y Goliath se comería uno de sus “guisitos” mientras contempla sonriente la escena.

2 comentarios:

Antonio Domingo Gómez Rodríguez dijo...

Fantástica ilustración.

Capitán Lugo dijo...

Muchas gracias, Antonio, la hice expresamente para publicar la opinión que la acompaña