Sorpresa en el Miño

miércoles, 7 de octubre de 2009


Pandilla, no os lo vais a creer, pero en nuestras aguas del Miño, vive algo más raro que el Gayoso en “Pekín Express” (ya molaría, eh) El caso es que, estos días pasados, quise evitar un poco el S. Froilán, para mí se llena demasiado de gente, eso que me ha parecido que este año ha sido más flojo, ya me contareis… Pues eso, que como no me gustan los ajetreos me doy unos paseos por el Miño que ni el Tarzán haciendo senderismo, hasta que la otra noche observé en la espesura de los árboles, dos ojos más rojos que los de la Esteban en la Noria, me acerqué a ellos y utilicé la bengala que guardo en mi sacho y… Horreur!!! Me encontré con un bicho que parecía un clon chungo entre el Shreck y el Pozí; fue tal la impresión que me quedé más parado que los ojos del Chuck Norris, a punto estuve de hacérmelo encima, hasta que el ser me apartó sin más, con uno de sus largos brazos y siguió andando más lento que la infancia de Heidi. Tengo que investigar más el caso. Algo me habían comentado hace tiempo, pero no creí que estuviéramos contaminando tanto las aguas para que naciera ese monstruo.

5 comentarios:

LA TERRIBLE COUSIÑA HUMANA DEL MIÑO dijo...

Todo empezó aquella noche de invierno cuando mi madre una Trolla del bosque se vio atraída por los efluvios de un campesino que abonaba los campos con
su cisterna de purín...

Mi madre; Trolla pero mujer como no podía ser de otra forma cogió al campesino por los machos y estuvieron retozando durante días agarraditos y juntitos los dos.
Como testimonio de todo aquello aun se puede ver hoy a mi padre pegado contra la estructura de aquella cisterna.

Muchos lo confunden con una pegatina de los Simpson, pero ese era mi padre en realidad!..
Viví una niñez muy difícil siempre metido en la cisterna de purín, aquellos olores me gustaban pero sin embargo el aspecto me parecía horrible, y siempre soñaba con
los prados y jardines de Versalles que se veían en los anuncios del Fertimón...

Sin embargo sabia que mi gusto por aquellos jardines era imposible ya que mi hogar debía ser bello y pestilente a la vez; y Versalles
huele horrible como una cesta de navidad gigante llena de productos de Heno De Pravia, aquello no era algo bueno para mi pituitaria.

Un día salí de la cisterna mi hogar natal,y escape sigilosamente en un momento que mi madre la Trolla estaba entretenida en su alcoba retozando con un matachín de gorrinos.

Mi madre sabia elegir.
Estos hombres por el aroma me gustaban para mi madre pero eran amores imposibles que hacían que mi madre estuviera siempre de
parto y que diera a luz niños tan pestilentes que solo yo con mi sensibilidad podría criar...

Ya estaba harto!, Cambiarles los pañales era una bendición pero ya no podía con aquellos 316.
Entonces escape, estuve dando vueltas al mundo durante 2 días buscando un hogar bueno para mi pero todo olía demasiado bien
o era demasiado feo, hasta que en la vuelta 500.532 aterrice en la ciudad de Lugo.

Como en el centro de la ciudad el olor a pulpo y a vino era demasiado aromático para mi
sensibilidad en una centésima de segundo me escape de allí y me fui para el Río Rato que estaba cerca.

Aquello era una maravilla olía de una forma pestilentemente agradable, era como en las
fiestas de cumpleaños, cuando mi madre la Trolla me tiraba boñigas de vaca a la cara...!

Que maravilla!!, el Río Rato!!.

Merui dijo...

No lleva a la chica en brazos...


Buah, neno, qué pringue de "mostruo". Sin chica, no mola.

Y lo que hace el purín...Puaj!

Lucas dijo...

Esto es una abominación!!,
Como vamos a emparejar a un ser así.
Después se va poner en celo y nos dejara espumarajos por todos laos!
Voto a que se lo lleven en un helicóptero a Kenia y lo tiren a un pantano entre hipopótamos y Pumbas o facoceros.

Capitán Lugo dijo...

Vaya lío! Primero el comentario a modo de diario, más surrealista que una peli del Jess Franco. Después que si el monstruo no lleva una chica, que ya está bien de historias de mujeres, caramba!! Y después me sale el Lucas con lo de emparejar al bicho, si es que nos gusta meternos en la vida de pareja de los demás... Dejad a la Cousiña, como si se quiere emparejar con las sanguijuelas ;)

Lucas dijo...

Es cierto y siempre en estas historias acaban algunos "agarraditos y juntitos los dos", hay que llamar al detective Tojeiro para que comience una linea de investigación si no van acabar todos con "droja en el colacao", hay que llamar a la brigada antivicio!