En la Coru

miércoles, 29 de julio de 2009


Buenas pandilla, he estado estos días desaparecido porque me fui a la Coru para arreglar unas cosillas pendientes con ese tal Hércules, así que urdí un plan más preparado que los vídeos de primera; sabía que el pavo era más presumido que una perdiz con ligas y se dedicaba a hacer sus numeritos de Skate por el paseo marítimo, delante de las niñas pijas, más infantiles que el mecanismo de un chupete, así que me dirigí de incógnito hasta un parking para cambiarme y llegué a unas de las salidas que dan al paseo. Allí estaban esas “groupies” cuando aparecí yo, más conjuntado con mi uniforme que el armario de la Orquesta Compostela, el tío ni se inmutó, parecía más frío que el publico de un concierto de Nana Mouskury, comenzó a realizar otra de sus piruetas cuando me abalancé sobre él, primero metiéndole una patada al Sancheski de las narices que lo mandé a tomar por saco e inmediatamente, le sacudí un piñazo que lo dejó más perdido que el Guadiana. No os podeis imaginar como se pusieron las niñas por esa tontería, se cabrearon más que el casero del fugitivo y corrieron para que me llevara más patadas que el gato del Jacky Chan, menos mal que me sumergí en el parking y allí me disfracé de Rural Lugo Man, con mi boina, mis chirucas, mi paraguas enganchado al cuello y con olor a Varón Dandy, en la Coru hay de todo, incluso ese tipo de aborigen, así que pasé desapercibido. Malditas fans cascarilleiras…

2 comentarios:

Merui dijo...

Tenía yo un Sancheski que pesaba los que un 4x4 pero que se deslizaba....

O tempora o mores!!!

Capitán Lugo dijo...

Dios mío!! Alguien que sabe lo que es un Sancheski!!! Ah, qué tiempos aquellos del Leif Garret...