El psicópata

lunes, 6 de junio de 2011




Generalmente, solemos pensar en el psicópata como el típico asesino en serie o el individuo que, sin motivo aparente, realiza una serie de crímenes con un método particular y ritual, propio de películas como “Psicosis” o “El silencio de los corderos” Pero no tiene por qué ser necesariamente así. Un psicópata puede ser un jefe acosador, un vecino antisocial o un “amigo” que nos sorprende a menudo con su mal comportamiento. Las principales características de este tipo de individuos es la falta de empatía con sus semejantes, la manipulación para conseguir sus objetivos, la ausencia de remordimientos y un marcado egocentrismo.

Sacado de la Wikipedia:

Para el doctor Robert Hare, investigador sobre psicología criminal, los criterios que definen a la personalidad psicopática pueden evaluarse mediante una lista de 20 características denominadas Psychopathy Checklist (PCL). Estas descripciones tuvieron como base el trabajo de Cleckley para definir la psicopatía a través de una serie de síntomas interpersonales, afectivos y conductuales. Los síntomas que exhiben los psicópatas son, según Hare:
• Gran capacidad verbal y un encanto superficial.
• Autoestima exagerada.
• Constante necesidad de obtener estímulos y tendencia al aburrimiento.
• Tendencia a mentir de forma patológica.
• Comportamiento malicioso y manipulador.
• Falta de culpa o de cualquier tipo de remordimiento.
• Afectividad frívola, con una respuesta emocional superficial.
• Falta de empatía, crueldad e insensibilidad.
• Estilo de vida parasitario.
• Falta de control sobre la conducta.
• Vida sexual promiscua.
• Historial de problemas de conducta desde la niñez.
• Falta de metas realistas a largo plazo.
• Actitud impulsiva.
• Comportamiento irresponsable.
• Incapacidad patológica para aceptar responsabilidad sobre sus propios actos.
• Historial de muchos matrimonios de corta duración.
• Tendencia hacia la delincuencia juvenil.
• Revocación de la libertad condicional.
• Versatilidad para la acción criminal.
Robert Hare estima que un 1% de la población es psicópata.1 Otras estimaciones incluso llegarían al 6%.
Lo más probable es que después de leer esto, muchos encontrareis con que conocéis a alguien así; yo, como superhéroe, conozco a alguno, con el que no descarto practicar mi uppercut a la mandíbula en cuanto lo tenga delante.